Por qué no se pueden incorporar los costes ambientales: cuestión de escala

El mes pasado asistimos a lo que ha sido denominado el mayor fracaso de la historia de la Justicia española: la absolución de responsabilidades de todos los imputados en el caso del Prestige. Tras once años de juicio, el juez considera que no existe dolo, ni por tanto responsabilidad penal, en la actuación de ninguno de los acusados.

A los pocos días se publica un artículo muy interesante en eldiario.es eldiario.es: advirtiendo que no es sólo el desbarajuste judicial de la inmunidad, sino también la no compensación a los damnificados valorados nada menos que en 4.328 millones de euros. Por primera vez se han incluido en el peritaje los daños morales (estimados por valoración contingente o disponibilidad a pagar para no vuelva a ocurrir) y lo que en el ámbito del agua se denominan costes del recurso (costes de la pérdida de explotación de un recurso, en este caso las pesquerías), además de los ambientales que supondría la recuperación de ese ecosistema a su estado predesastre.

Me gustaría recalcar algo que dice el artículo: “Si la sentencia fuera condenatoria, sabemos que una aseguradora podría pagar un máximo de 1.000 millones”. Es decir, tal como están diseñados los fondos de compensación, a día de hoy no existen mecanismos para poder pagar las deudas sociales que generan este tipo de desastres si realmente incorporamos todos los costes (que han sido sistemáticamente excluídos en la economía convencional).

¿Puede pagarse esta deuda? Pues probablemente sí, puesto que es una cuestión de reparto de riqueza, igual que se puede pagar la deuda ecológica interregional con los que sufren la explotación de recursos por parte de nuestras multinacionales.

Pero hay algo más: aún cambiando los mecanismos de compensación, es imposible hacer frente a la deuda ecológica intergeneracional que estamos generando. Los procesos ecológicos están fuera del alcance al control humano porque su escala de funcionamiento es mucho mayor. Un ejemplo: El ciclo global del agua, que mantiene la temperatura del planeta y genera el agua que bebemos cada día utiliza 4000 TW anuales que obtiene del sol. Toda la humanidad, incluyendo el petróleo, el carbón, la nuclear, el fracking etc. no consume, porque no es capaz de producir, más de 11 TW. Es decir, una desestabilización de una fuerza como el ciclo del agua está fuera de la capacidad de reparación del ser humano. No existe dinero ni petróleo en el mundo capaz de arreglar esto. El estado ecológico de las playas de Galicia tardará cientos de años en recuperarse, porque esa es su escala temporal de funcionamiento, muchas generaciones humanas que ya habrán olvidado que fue aquello del Nunca Máis.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s