Por qué no se pueden incorporar los costes ambientales: cuestión de escala

El mes pasado asistimos a lo que ha sido denominado el mayor fracaso de la historia de la Justicia española: la absolución de responsabilidades de todos los imputados en el caso del Prestige. Tras once años de juicio, el juez considera que no existe dolo, ni por tanto responsabilidad penal, en la actuación de ninguno de los acusados.

A los pocos días se publica un artículo muy interesante en eldiario.es eldiario.es: advirtiendo que no es sólo el desbarajuste judicial de la inmunidad, sino también la no compensación a los damnificados valorados nada menos que en 4.328 millones de euros. Por primera vez se han incluido en el peritaje los daños morales (estimados por valoración contingente o disponibilidad a pagar para no vuelva a ocurrir) y lo que en el ámbito del agua se denominan costes del recurso (costes de la pérdida de explotación de un recurso, en este caso las pesquerías), además de los ambientales que supondría la recuperación de ese ecosistema a su estado predesastre.

Me gustaría recalcar algo que dice el artículo: “Si la sentencia fuera condenatoria, sabemos que una aseguradora podría pagar un máximo de 1.000 millones”. Es decir, tal como están diseñados los fondos de compensación, a día de hoy no existen mecanismos para poder pagar las deudas sociales que generan este tipo de desastres si realmente incorporamos todos los costes (que han sido sistemáticamente excluídos en la economía convencional).

¿Puede pagarse esta deuda? Pues probablemente sí, puesto que es una cuestión de reparto de riqueza, igual que se puede pagar la deuda ecológica interregional con los que sufren la explotación de recursos por parte de nuestras multinacionales.

Pero hay algo más: aún cambiando los mecanismos de compensación, es imposible hacer frente a la deuda ecológica intergeneracional que estamos generando. Los procesos ecológicos están fuera del alcance al control humano porque su escala de funcionamiento es mucho mayor. Un ejemplo: El ciclo global del agua, que mantiene la temperatura del planeta y genera el agua que bebemos cada día utiliza 4000 TW anuales que obtiene del sol. Toda la humanidad, incluyendo el petróleo, el carbón, la nuclear, el fracking etc. no consume, porque no es capaz de producir, más de 11 TW. Es decir, una desestabilización de una fuerza como el ciclo del agua está fuera de la capacidad de reparación del ser humano. No existe dinero ni petróleo en el mundo capaz de arreglar esto. El estado ecológico de las playas de Galicia tardará cientos de años en recuperarse, porque esa es su escala temporal de funcionamiento, muchas generaciones humanas que ya habrán olvidado que fue aquello del Nunca Máis.

 

Carta Abierta a los Trabajadores del Procomún del Mundo por Sumak Yachai – Buen Conocer

Desde / from http://floksociety.org/carta-abierta/

Español | English

ESPAÑOL

Carta Abierta a los Trabajadores del Procomún del Mundo

Queridos Trabajadores del Procomún y Cooperativistas,
En un discurso del 19 de septiembre de 2012, el presidente de Ecuador, Rafael Correa apeló a la juventud de su país y los exhortó a alcanzar y pelear por una visión del “buen vivir” basada en una sociedad del conocimiento común y abierto.
El proyecto FLOK Society (Free/Libre Open Knowledge) ha sido creado para para desarrollar un plan de transición y políticas de estado para alcanzar esta visión única. En concordancia con el Plan Nacional de Ecuador, no puede existir una política del ‘buen vivir’ que no está inspirada y enraizada en un conocimiento libre y abierto y en un próspero procomún.
FLOK Society es un esfuerzo de investigación conjunto entre el Ministerio Coordinador de Conocimiento y Talento Humano, la SENESCYT, (Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación) & el IAEN (Instituto de Altos Estudios Nacionales) que tiene por objetivo finalizar una propuesta a ser presentada en una cumbre en abril de 2014, que reunirá al presidente, oficiales del gobierno, participantes de la sociedad civil y expertos globales del procomún. El proyecto recibió su impulso del rector del IAEN, Carlos Prieto, los líderes del proyecto Xabier E. Barandiaran & Daniel Vázquez, y del Director de Investigación Michel Bauwens, entre otros.
Aquí el enlace al proyecto FLOK Society: http://www.floksociety.org
El proyecto busca la participación y las aportaciones de la sociedad civil local, pero también incluye un llamamiento explícito a los movimientos globales de cooperación y del procomún para ayudarnos con consejos y propuestas de política. Es nuestra creencia que el pueblo ecuatoriano se inspirará en lo mejor de lo que está sucediendo en el exterior, en todos los países del mundo.

Esa es pues, la razón de nuestro llamado a ustedes, cooperadores y trabajadores del procomún.

Si estás comprometido con un cambio social transformador que está inspirado en el conocimiento abierto, la cooperación, y la construcción de un procomún para el bienestar de todos, te pedimos que nos envíes información y propuestas emblemáticas sobre iniciativas locales o globales líderes en su área de especialización.
Imagina una sociedad que está conectada al procomún del conocimiento abierto en todos los ámbitos de la actividad humana, basada en conocimiento, código y diseño libres y abiertos, que pueden ser utilizados por todas y todos los ciudadanos, junto con actores gubernamentales y del mercado, sin la discriminación y falta de poder que se derivan del conocimiento privatizado.
Imagina una economía ética y sostenible que se basa en la creación de una riqueza común cooperativa basada en la reciprocidad, el mutualismo, la producción entre pares y la movilización de una sociedad civil comprometida e informada.
Imagina la aceleración de la innovación social y el intercambio de conocimientos habilitado por repositorios compartidos de conocimiento abierto en los ámbitos de la cultura, la tecnología, la ciencia, y cualquier otro campo en el que las soluciones locales y globales pueden ser compartidos y edificados.
Imagina que tales repositorios compartidos abiertos estén vinculados a un mercado y economía éticos; donde los individuos, las organizaciones comunitarias, cooperativas, y empresas comerciales y sociales pueden co-producir libremente ese conocimiento mediante modelos de propiedad y gobernanza que no encierran al procomún sino que facilitan su crecimiento.
Imagina un Estado Socio permisivo y facilitador que fomente la cooperación económica y social basada en la colaboración pública/civil y que financia y construye la infraestructura necesaria para que esto suceda.

¿Qué hace falta para lograrlo?

Ni el pueblo ecuatoriano por sí solo, ni, por supuesto, el equipo de investigación de FLOK Society, pueden ofrecer soluciones completas. Pero juntos, en cooperación, podemos imaginar y construir propuestas para una sociedad y una economía sostenible, abierta y ética que el gobierno ecuatoriano podría ayudarnos a transformar en realidad, con políticas y apoyo concreto.
”’Esta es la primera vez que un estado-nación y el presidente de un país ha legitimado el deseo de los trabajadores del procomún los cooperativistas de todo el mundo para crear una civilización más justa y sostenible, utilizando los principios inspirados en el procomún.”’
¡Es en este espíritu de compartir y cooperar que les pedimos su apoyo y solidaridad!
Nuestros corrientes de investigación se centran en las siguientes áreas clave:

  1. Mejoramiento de las capacidades humanas (Paul Bouchard)
  2. Cambiando la Matriz Productiva (George Dafermos)
  3. Marcos Legales e Innovaciones Institucionales (John Restakis)
  4. Infraestructuras Técnicas Abiertas (Jenny Torres)
  5. Procomunes Físicos (Janice Figueiredo)

Ayúdanos a convertir la visión en la realidad.
En Solidaridad y Cooperación,
Michel Bauwens, Director de Investigación; fundador de la P2P Foundation y socio del Commons Strategies Group – Contacte a Michel
John Restakis, Investigador Asociado, Co-operatives UK Contacte a John
Equipo de Investigación de FLOK:
Daniel Araya, Paul Bouchard, George Dafermos, Janice Figueiredo, Jenny Torres
Este llamado es apoyado y co-firmado por David Bollier y Silke Helfrich, del Commons Strategies Group.
Puede leer una lista de las necesidades concretas de la investigación aquí: http://en.wiki.floksociety.org/w/How_Can_You_Help_Us
[regresa al menú]
ENGLISH

An Open Letter to the Commoners and Co-operators of the World to participate in the Ecuadorian transition towards an Open Commons-based Knowledge Society.

Dear Global Co-operators and Commoners,
In a speech on Sept. 19, 2012, President Correa of Ecuador appealed to the young people of his country to fight for and realize a vision of “good living” based on a commons-based and open knowledge society. The FLOK Society project (Free/Libre Open Knowledge) has been created to propose a transition plan and a policy framework to achieve this unique vision. In accordance with Ecuador’s National Plan, there can be no ‘good living’ policy that is not inspired by, and rooted in, free and open knowledge and a thriving commons.
The FLOK Society project is a joint research effort sponsored by the Co-ordinating Ministry of Knowledge and Human Talent, the Senescyt, (Secretaria National de Educacion Superior, Ciencia, Tecnologia e Innovacion) and the IAEN (Instituto de Altos Estudios del Estado). Our aim is to finalize proposals to be presented at a conference in April 2014, which will bring together the President, government officials, civil society participants, and global experts on the commons. The project received its impulse from IAEN Rector Carlos Prieto, Project Leaders Xabier E. Barandiaran & Daniel Vázquez, and Research Director Michel Bauwens.
Here is the link to the FLOK Society project: http://www.floksociety.org/en
The project seeks the involvement and input of local civil society, but also includes an explicit appeal to the global co-operative and commons movements to assist us with advice and policy proposals. It is our belief that the Ecuadorian people will be inspired by the best of what is happening abroad, in all countries of the world.

Hence our appeal to you, global co-operators and commoners.

If you are engaged in transformative social change that is inspired by open knowledge, co-operation, and the building of commons for the well being of all, we ask you to send us information and benchmark proposals on leading local or global initiatives in your area of expertise.
Imagine a society that is connected to open knowledge commons in every domain of human activity, based on free and open knowledge, code, and design that can be used by all citizens along with government and market players without the discrimination and disempowerment that follows from privatized knowledge.
Imagine an ethical and sustainable economy that is based on the creation of a co-operative commonwealth rooted in reciprocity, mutuality, peer-to-peer production, and the mobilization of an informed and engaged civil society.
Imagine the speeding up of social innovation and knowledge-sharing enabled by open knowledge commons in the fields of culture, technology, science, and every other field where local and global solutions can be shared and built upon.
Imagine that such open commons are linked to an ethical market and economy whereby individuals, community organisations, co-operatives, and commercial and social enterprises can freely co-produce such knowledge using enabling governance and property models that do not enclose the commons, but facilitate their growth.
Imagine an enabling and facilitating Partner State which encourages economic and social co-operation built on public/civil partnerships.

What would it take to achieve this?

Neither the Ecuadorian people alone, nor of course the FLOK Society research team, can offer full solutions. But together, in co-operation, we can envision and build proposals for a sustainable, open, and ethical society and economy which the Ecuadorian government could assist in coming into being, with concrete policies and support.
This is the first time that a nation-state and the President of a country has legitimized the desire of commoners and co-operators all over the world to create a more just and sustainable civilization, using commons-inspired principles.
In the spirit of sharing and co-operation, we ask for your solidarity and support!
Our research streams focus on the following key areas:

  1. Human Capabilities and Open Learning, Paul Bouchard
  2. Changing the Productive Matrix, George Dafermos
  3. Social Infrastructure & Institutional Innovation, John Restakis
  4. Open Technical Infrastructures, Jenny Torres
  5. Physical Commons, Janice Figueiredo

Help us turn vision into reality.
In Solidarity and Co-operation,
John Restakis, Research Associate, Co-operatives UK; Research Investigator, Legal and Institutional Frameworks Contact John
Michel Bauwens, Research Director; founder of the P2P Foundation and partner of the Commons Strategies group, Contact Michel
FLOK Research Team:
Daniel Araya, Paul Bouchard, George Dafermos, Janice Figueiredo, Jenny Torres
Co-signed by David Bollier and Silke Helfrich, Commons Strategies Group
For General Input, please send to Michel Bauwens; and Daniel Araya (Contact Daniel)
If you want to help us more concretely, check this page: http://en.wiki.floksociety.org/w/How_Can_You_Help_Us
[regresa al menú]
KICHWA

My first visualization with Quadrigram

In my thesis I start to accumulate few gigas of interconnected data. Aware that I needed tools to being able to analyse and communicate them I started to look for visualization tools for non experts (with low programming profile). I found  Quadrigram , a catalonian company that has developed their own visualizations design environment.

User friendly, versatile, affordable for young researches and with optimum online training.

My first visualization I developed along the training shows the temporary series of water uses per type of sources in the Tucson basin (Arizona):

https://violetacabello.quadrigram.com/space/#/vzy/TAMA3

Interdisciplinarity: reflections from practice

In the frame of the SWAN project, a group of different young scientists working on water issues from different fields was created last semester. Starting from discussions of our respective theoretical backgrounds (hydrology, climate modeling, ecosystems services, societal metabolism, water footprint, institutional analysis and water conflicts), we tried to understand our respective languages and exchange concepts and ideas. From there we decided to move towards a case study together in order to build a possible integration of methodologies in a common conceptual framework to assess water management in socio-ecological systems.

integration_graph_colors

What started as a mere discussion has turn into a very deep and interesting process, questioning ourselves as individuals, as researchers and as a group. I would like to share here some reflections I made after the first 6 months working together:

– The process and outputs of conceptual modeling in a multidisciplinary group certainly follows different pathways depending on who leads the discussion and which are the backgrounds sitting on the table.

– The group is more weighted towards quantitative approaches, thus we mostly find ourselves comfortable talking about integration of variables and models, which is a kind of “physically biased” language. Dealing with inconmensurability implies dealing with those dimensions that can not be quantified and thus need qualitative research approaches to balanced the potential pathways of our process.

– Even within quantitative approaches lovers, we found epistemological obstacles in our discussions and case-study shaping. Not only regarding to our different languages and backgrounds but also to our different subjectivities. The question of which is our role as researchers is not irrelevant, responses are case-specific.

– So far we were not able to develop a common conceptual framework, partially because we come from very strong ones. As we start to produce scientific results we will be able to move our discussion from the abstract to the empirical – potential opportunities and obstacles for integration – and we attempt to produce the synthesis Esteban Castro mentioned as necessary step for interdisciplinarity, then come back to the conceptual.

– Since our group is a changing one, new people coming in, others leaving and each of us changing along its personal PhD, I think we need a sort of dynamic conceptual framework, semantically open not only to different context but also to different backgrounds.

– Considering that each of us sees something different when looking to the same reality and that we want to be consistent with our individual perceptions at the time build something together and with stakeholders, my feeling is that we need to find the overlapping areas of the flower: those points in which we agree and want to work together. At the same time we should explicitly recognize and respect those areas in which we prefer to work in our individual manners. This means honesty and commitment with the group and with ourselves.

On the other hand, I felt that it was actually disagreement what made us going forward in our discussions. So, even if we do not agree in some things, let’s keep talking!

– Finally, a point arosed by Carolyn Remick from the Water Center in Berkley: working on a problem oriented basis might not lead you to a cutting edge scientific paper. So it is our challenge to work with and from stakeholders, producing scientific relevant results at the time not becoming a sort of consultancy.

¿Cuánto vale un humedal? ¿Y un árbol de cien años?

Este tipo de preguntas que pueden parecer absurdas a algunos o trivial a otros han generado todo un campo de estudio científico: la economía ecológica. Su origen parte de un distanciamiento de la economía convencional por no incorporar en sus análisis los impactos que causamos en los ecosistemas con la actividad económica. En la economía ecológica existen múltiples líneas de investigación dedicadas a analizar y cuantificar nuestra dependencia de los recursos naturales y los riesgos de los impactos sobre los ecosistemas: análisis de flujos de materiales, metabolismo social, ecología política o etnoecología.

Una de las líneas de mayor repercusión es la de servicios ecosistémicos, que pretende poner en valor los múltiples usos que hacemos de los ecosistemas los cuales nos proveen servicios a través de su propio funcionar: limpian el agua, producen comida y madera, previenen inundaciones, regulan el clima, et. También mantienen identidades culturales que se generan en torno a las actividades tradicionales de uso de los ecosistemas, sobre todo en el medio rural. Este marco conceptual se vio catapultado por la apuesta de Naciones Unidas en la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, con algunos equipos españoles a la cabeza.

Marco_2
Marco de análisis de los servicios ecosistémicos del Laboratorio de Socioecosistemas de la UAM

Si bien el éxito y rigor científico del análisis de los servicios ecosistémicos se ha demostrado ampliamente, desde sus comienzos surgieron debates en torno al riesgo de captura del discurso por los grandes organismos internacionales. En un sistema financiarizado, una metáfora basada en la producción económica como es la de los servicios que producen los ecosistemas, tiene alto riesgo de captación y metrificación en precios con los que poder comerciarlos. Es por ello que muchos investigadores han estado desde el principio en contra de cuantificar monetariamente los servicios ecosistémicos, si bien existe otro espectro que lo ha hecho para desarrollar esquemas de pago en compensación por mantenimiento de estos servicios.

La última Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río + 20 ya dio un giro importante en este sentido, acogiendo inciativas con una clara intención de crear nuevos mercados de los recursos comunes, como ya lo es el mercado de CO2. Por desgracia la economía ecológica, como propuesta heterodoxa, está viendo su discurso capturado y pervertido por la nueva economía verde.

Cuando este tipo de propuestas se encuentran con un gobierno como el de España, cuyo ministro de medioambiente tiene una concepción bastante particular de su protección, básicamente consistente en sacar el máximo rendimiento económico de los recursos naturales, podemos temernos lo peor. El País publicaba hace poco esta noticia haciendo referencia a la intención del gobierno español de crear un banco de habitats y especies que permita compensar los impactos ambientales de los proyectos a quién pueda pagar por recuperar otro lugar. El artículo mezcla dos cosas diferentes: por un lado, el uso de mecanismos financieros para compensar los impactos ambientales, por el otro el discurso de servicios ecosistémicos, capturado para justificar una nueva forma de financiarización de los bienes comunes. Es de destacar el bajo rigor del artículo, enalteciendo en palabras de ingenieros las bondades de este tipo de iniciativas (como siempre en España cuando se quiere justificar una actuación ambiental se pone en boca de un ingeniero), y colocando las críticas a la monetarización de la naturaleza “en países como Venezuela o Cuba” sin explicar nada del debate científico al respecto.

Esperando la propuesta en firme por parte del MAGRAMA para valorarla, de antemano la mera posibilidad de compensar los daños causados en un lugar con la restauración de otro no es demasiado acertada y ha sido criticada por utilizarla en lugar de obligar a minimizar los impactos ambientales ¿Qué más me da que construyas un humedal en Castilla si has talado el bosque del que yo vivo? Como colofón el artículo deja como reto abierto el “cálculo del valor económico de los daños ambientales”, asumiendo que SI se puede/debe hacer sólo que aún no tenemos una metodología adecuada. Pretender generar beneficio económico con estas compensaciones, poniéndole precio a algo que no es posible monetizar, sin aportar ningún criterio ni debate científico al respecto muestra el orden de prioridad de la administración española respecto a la gestión de nuestros recursos comunes: generar beneficios financieros. Una nueva burbuja a la vista.

aquí un interesante artículo sobre porqué los mecanismos de mercado no funcionan para preservar la biodiversidad en un mundo lleno de patológicamente ambiciosos, de los que nos sobran en nuestro país.

Metabolismo social: concepto

Empezaré el blog contando en qué consiste la metáfora conceptual del metabolismo social. Básicamente hace referencia a los procesos de extracción, transformación y posterior vertido de recursos naturales (materia y energía) necesarios para mantener la actividad de una sociedad determinada. Cada actividad que realizamos desde que nos levantamos usa recursos, de manera directa o indirecta: consumimos agua, comida, ropa, café…todos ellos han sido extraídos como materias primas en algún lugar, transformados para que podamos consumirlos, y de cada uno nos sobran desechos que devolvemos al medioambiente en formas variadas (basura, agua residual, energía disipada…)

El origen del término para referirse a la actividad económica suele atribuirse a Karl Marx, si bien se ha popularizado en las últimas décadas con el impulso de la Economía Ecológica como campo de estudio de los impactos ambientales de las economías. Como siempre en la academia existen batallas por distintas acepciones del concepto, así como distintas metodologías de análisis, pero todas comparten la esencia de intentar estudiar los procesos sociales como parte de procesos ecológicos más amplios, de los que dependen y a los que afectan, desde la perspectiva de los sistemas y las ciencias complejas.

El análisis del metabolismo social se ha centrado sobre todo tanto en el uso de la energía como en los materiales. Sin embargo el agua ha recibido menos atención por distintos motivos, siendo fundamental la ausencia de datos. Sin embargo poco a poco algunos investigadores nos hemos puesto a la tarea de responder preguntas cómo: ¿Cómo y por qué las sociedades humanas usan el agua? ¿Cómo se percibe el agua como recurso en distintas regiones? ¿Cómo influyen los cambios sociales en los ecosistemas que necesitan agua? y para ello nos basamos en el metabolismo social y ecológico del agua.

Aquí hay una descripción más amplia.